Discriminación brutal por falta de accesibilidad

FUENTE:http://periodico.laciudadaccesible.com/

Desde hace tiempo en La Ciudad Accesible venimos defendiendo, trabajando e investigando de modo práctico lo que hemos llamado 'Atención a la Diversidad de Usuario', que se trata a su vez de algo tan simple como mostrar a la ciudadanía el amplio espectro de personas diferentes que componen nuestra sociedad, independientemente de si tienen discapacidad o no.

En la difusión de esta filosofía, lo que intentamos es mostrar, no solo las diferentes personas y realidades existentes, sino también sus diferentes necesidades, capacidades, tiempos de uso, de movimiento o modos de interrelación por ejemplo.

Ayer en el programa de La Sexta llamado Más Vale Tarde y hace unos momentos en el programa La Mañana de Mariló Montero en La1, nos ha llamado la atención una noticia sobre la negativa de un conductor de autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) madrileña, a bajar la rampa de acceso para personas con movilidad reducida a una niña usuaria de silla de ruedas de 10 años y con una discapacidad del 83%, para que pudiera acceder al autobús correctamente y con seguridad.

Sin lugar a duda, este tipo de actitudes son intolerables en la sociedad actual en la que vivimos ya que estas actuaciones provocan una clara brecha y discriminación a quienes más las sufren día a día en sus carnes.

Por este motivo, creemos y defendemos que todas las personas que van a estar en puestos de atención al público, o simplemente que vayan a trabajar en contacto con las personas o que necesiten una mínima interacción social, deben estar formados en la 'Atención a la Diversidad de Usuario'. Deben comprender que existen muchas realidades diferentes, que no todos tenemos los mismo tiempo para movernos, reaccionar o simplemente para poder subir al autobús.

Pero voy más allá. También las empresas deben entender que se debe trabajar con cierta flexibilidad, que los equipos y bienes al servicio del público deben estar en buen estado de mantenimiento y en funcionamiento y uso. Debemos trabajar por humanizar a las personas y a las empresas para que los servicios, productos y entornos en los que trabajen, sean para todas las personas, sin exclusiones de ningún tipo.

Tras esta noticia, hicimos una serie de llamadas a personas que se encuentran en ambos lados de una historia que puede ser similar a la que ha pasado en Madrid. Los conductores con los que hablamos reconocieron que, en muchos casos, como tienen unos tiempos muy ajustados que cumplir en sus recorridos, no bajaban la plataforma de acceso al autobús alegando que estaba rota, ya que cualquier retraso en su recorrido les supone una sanción y en otros casos nos indicaron que, muchas veces, las plataformas de acceso están rotas realmente y no funcionan.

Esto nos hace reflexionar sobre varias cuestiones. Por un lado y en el mundo 'inteligente' en el que hoy estamos, ¿no es posible que cuando un conductor baje la plataforma se indique en su recorrido para que pueda tener varios minutos más en el mismo sin que sea sancionado? ¿no deberían tener los autobuses todos sus equipos en pleno funcionamiento? Esto también es accesibilidad e igualdad de oportunidades. Y es un derecho universal.
Ir a listado noticias Anterior post Elecciones para todas las personas Siguiente post Accesibilidad para favorecer la seguridad de los peatones