Universidad, accesibilidad, discapacidad y empleo

FUENTE:http://periodico.laciudadaccesible.com/

Según el Informe Universidad y Discapacidad del CERMI y la Fundación Universia, las personas con discapacidad continúan con muy poca representación en la comunidad universitaria con solo el 1,1% de la misma, principalmente debido a las barreras de todo tipo que existen en la actualidad en sus propios centros de estudios como ratifican el 45% de los encuestados.

Pero también se menciona en este estudio al equipo humano no sensibilizado o acostumbrado a tratar con personas con discapacidad según un 23,1%, o a la falta de adaptaciones y accesibilidad en las propias aulas y la ausencia de medios humanos para atender sus necesidades específicas como indican el 19,2% de las personas entrevistadas. También destaca la inexistencia de área específica de atención a la discapacidad para otro 15%. En cuanto al nivel formativo, este varía en función de la discapacidad. Así, el mayor volumen de universitarios se encuentra en la discapacidad física, siendo a nivel nacional de un 30,6%. Probablemente por estos motivos, 4 de cada 10 alumnos decide estudiar a distancia. Y esto no es apostar por la inclusión, sino por la segregación por discapacidad.

Respecto a la movilidad geográfica, casi la mitad de los encuestados estaría dispuesto a emigrar, mientras que un 65% apostaría por el emprendimiento para conseguir un empleo digno. Otra de las conclusiones del informe es que el 68% de los jóvenes con discapacidad tiene un empleo no relacionado con los estudios que ha cursado. Y aquí no queda la cosa en cuanto a precariedad se refiere.

Respecto a la jornada laboral, la de tiempo parcial es la predominante entre los jóvenes con discapacidad, lo que hace que un 50% perciba una retribución máxima de 6.000 euros al año, seguido del 20% que cobra entre 7.000 y 10.000 euros. De esta manera, podemos indicar que existen en España algo más de 19.000 universitarios con discapacidad que tienen un futuro muy negro si seguimos apostando por las actuales políticas de inclusión laboral.

Continuando con este problema de acceso al empleo, sobre todo para las personas con discapacidad que no tienen formación universitaria, podemos deducir que si no trabajan al carecer de una preparación óptima superior, la emancipación se complica. Así apreciamos según el II Informe Terminales Canarios - Fundación Adecco 'El reto de la integración del joven con discapacidad', que mientras el 46,8% de los jóvenes españoles de 25 a 29 años ya se ha independizado del entorno familiar, sólo un 36% de las personas con discapacidad ha logrado abandonar el hogar paternal. De hecho, el 72,5% vive con sus padres.

Estos datos, que se desprenden de las conclusiones de este informe que tiene como objetivo dar voz a personas con discapacidad menores de 30 años, se han obtenido tras encuestar a 400 jóvenes con discapacidad residentes en toda España. Este artículo se complementa con el publicado la semana pasada titulado 'La falta de accesibilidad es clave en la inclusión laboral'.
Ir a listado noticias Anterior post Genny, la silla de Válida sin barreras que mejora la accesibilidad Siguiente post Accesibilidad en las próximas elecciones europeas